¿Cómo es la experiencia digital en los museos de México?

ACTUALIDAD


27 marzo, 2018

¿Cómo es la experiencia digital en los museos de México?

Muchos grandes y medianos museos de Estados Unidos y Europa hace ya algunos años que incorporaron a su cotidianidad herramientas y perspectivas digitales enfocadas a facilitar y mejorar la experiencia de los visitantes antes, durante y después de su paso por el museo. En 2012 asistíamos al nacimiento del #Museumselfieday. En 2013 veía la luz la app de visita MOMA Audio+ patrocinada por Bloomberg, hoy totalmente renovada tanto en concepto como en diseño. El mismo año, los medios de medio mundo se hacían eco del acuerdo Louvre-Nintendo. Hace dos años, en 2016, los Reales Sitios de la institución Patrimonio Nacional fueron los primeros en España en substituir el servicio tradicional de audioguías por tablets.

 

Esta realidad del uso de las tecnologías ha tardado en llegar e incorporarse a las instituciones museísticas de México. Pese a varios esfuerzos notables de trabajo en redes sociales, de construcción y uso de apps o de aprovechamiento total de canales digitales de comunicación como las páginas web, aún con frecuencia estos procesos se interpretan como tareas individuales que no están integradas a un plan general y muchas veces inclusive se les puede considerar como “accesorias”.

 

Convendría preguntarse por qué, en un mundo en que ya hemos incorporado herramientas digitales que mejoran aspectos de nuestras vidas, muchas instituciones de cultura permanecen rezagadas. En gran parte se debe a que la mayoría de los museos cuentan con un complejo entramado administrativo o tienen restricciones presupuestarias, como ya vimos en la encuesta GVAM 2013 “Apps en Museos y Centros Culturales en Iberoamérica”. A pesar de ello hay instituciones que encuentran el camino para incorporar tecnologías de información y comunicación (TIC).

 

En 2015, como parte de un programa académico que buscaba explorar la relación de los museos y lo digital, Catherine Devine, Jefa de la Oficina Digital del American Museum of Natural History -uno de los icónicos recintos museísticos de Manhattan, Nueva York- presentó su trabajo The Museum Digital Experience: Considering the Visitor’s Journey, en el que señala que es indispensable para los museos pensar en el ecosistema en el que las iniciativas digitales se desarollan: en un mundo en el que los visitantes no hacen una diferenciación entre la experiencia digital y la física, en el que todo forma parte de un mismo momento.

 

Para todos los museos en nuestros días es de suma importancia considerar que para un visitante promedio – acostumbrado a la utilización de apps, herramientas y lenguajes digitales – estos servicios tecnológicos forman parte de sus expectativas. Si alguien interesado en visitar un museo no encuentra la información con facilidad en la página web, si los eventos no se encuentran actualizados en las redes sociales, e inclusive si el diseño y la presentación de estos canales es deficiente, la experiencia no dará respuesta a lo que los visitantes esperan que suceda, es decir, no llenará sus expectativas..

 

Esta interacción de los visitantes está marcada por micro-momentos individuales, reacciones a preguntas que se haría cada quién: “¿Hasta qué hora está abierto el museo, qué costo tiene? ¿Cómo llego? ¿Qué hay cerca para comer? ¿Cómo se llamará ese cuadro que vi ayer? ¿Dónde puedo subir esta foto de mi visita al museo?”, claves que nos dejan ver que la experiencia digital ha logrado que las visitas al museo dejen de ser experiencias uniformes y se conviertan en escenarios individuales.

 

En la medida que las herramientas digitales con las que los museos cuentan -apps, páginas, redes, interactivos – creen una experiencia global y aprovechen cada una de sus particularidades, serán capaces de cubrir las necesidades individuales de los diversos perfiles de visitantes.

 

En México aún no es posible contar un estudio que nos permita conocer el uso de la tecnología en los museos. Por esta razón, desde GVAM queremos utilizar este espacio para fomentar el diálogo y el debate sobre las oportunidades y retos digitales en las instituciones culturales mexicanas. Este es el primer post de una serie en la que intentaremos arrojar luz y cifras que iluminen el camino hacia la renovación digital basada en el conocimiento y las experiencia acumuladas.