El 15 de febrero de este mes, el Museo Arqueológico Nacional (MAN) se convirtió en el centro de reunión de grandes museos de Madrid, Barcelona, Londres y Nueva York. ¿Cómo plantean cada uno de ellos la incorporación de la tecnología móvil de cara a la visita? Hemos vuelto al MAN para comentar con su subdirectora y con el director de GVAM las ponencias de los 7 museos. Se trata de un resumen de 25 minutos de las 5 horas que duró el evento (¡de verdad que hemos intentado resumir!). Esperamos que te sea útil y que podamos seguir intercambiando opiniones en las redes sociales.
Además, ya puedes ver todas las ponencias en nuestro0 canal de YouTube. Si prefieres leer, esbozamos algunos de los resultados al final de este post.

Si tenemos que elegir entre una de las muchas preguntas que surgieron antes de iniciar #digitalmus, esa es la siguiente: ¿de qué hablamos cuando hablamos de apps para museos? No hay una única respuesta, sino varias opciones que dependen de la tipología del centro, de su público objetivo y, en muchos casos, de la estructura de la propia institución:

La nueva web del Museo del Prado no es una audioguía ni una app, pero incorpora los audios que describen parte de la colección (fácilmente localizables a través de un buscador) y puede ser utilizada a través del móvil. La app del Museo Arqueológico Nacional (MAN) no es una web informativa, es una guía multimedia, pero además incorpora parte de la información que podríamos encontrar en una web. Los usuarios de la app del Metropolitan Museum of Art (MET) utilizan distintas herramientas (web, redes sociales, app) como ventana a la información, unas propuestas se complementa a otras. Las apps del Museo Thyssen-Bornemisza son un anzuelo, un gancho para fomentar y ampliar el conocimiento de las colecciones. Por su parte, La tecnología de la Realidad Virtual combina entretenimiento y promoción en el recientemente inaugurado Gaudi Exhibition Center de Barcelona. La audioguía del British Museum, también en formato app, contiene archivos multimedia, pero sus visitantes reconocen mejor el producto si lo seguimos denominando “audioguía”. El proyecto de apps para la visita de Patrimonio Nacional, en el que estamos inmersos, se realizará en tres fases para resolver primero el “durante la visita” (de ahí la importancia de la señalización WIFI) y añadir poco a poco propuestas para después de la misma.

De esta manera, podríamos establecer tres grupos:

  • Apps-audioguía: como la del British Museum, el MET (que puede situarse en este grupo y en el siguiente), el MAN o las que plantea Patrimonio Nacional. Además, entre nuestras referencias internacionales se encuentran, entre otros: Rijksmuseum (app que incorpora distintos recorridos e información práctica), MOMA (actualmente experimenta en el después de la visita) y Louvre (de los primeros en incorporar archivos multimedia).
  • Webs móviles informativas… ¡y responsivas!: podemos situar en este grupo al Museo del Prado y también al MET.
  • Apps especializadas y otras alternativas: por último, diferenciamos la propuesta Museo Thyssen-Bornemisza (al margen, según comunicó Ana Moreno, este museo está realizando un replanteamiento de su audioguía en la línea de las anteriores grupos) y Gaudí Exhibition Center (emplea la Realidad Virtual con el objeto de promocionar su centro, motivado por Samsung). Recordamos que el Prado también tiene apps-catálogo o apps informativas que podrían situarse en este grupo, pero que sin embargo no fueron objeto de esta cita.